Ítaca (y quienes nos fuimos)

2

July 26, 2016 by Carlos Jovel Munguia

Cada tanto, y con mayor frecuencia cuando escribo sobre algún tema complicado de El Salvador, algunos amigos (y otros no tanto), me sugieren que retire mi puesto de la mesa de discusión. De acuerdo a su lógica, no estar invertido, viviendo, sufriendo el día a día en El Salvador me vuelve un outsider (“…como vos no vivís aquí…”), una especie de salvadoreño de segunda categoría. Los más duros, critican directamente que haya salido –o no haya regresado- al país. Ven virtud –y en cierto sentido la hay- en quedarse defendiendo las libertades que van quedando.

Cuando escucho estos reproches, pienso en los salvadoreños que hemos salido, a enfrentar, a vivir la distancia, el frío, el idioma, el acento, la incertidumbre, la ausencia de los seres queridos, y reafirmo nuestro puesto en la mesa; también suelo recordar el maravilloso poema “Ítaca” del griego Constantino Cavafis (1863-1933). Es el tiempo, sin duda, el que pone las cosas en su sitio.

Dejo acá la versión traducida por el chileno Miguel Castillo Didier, que la disfruten.

160726-El Zonte-El Salvador

Playa El Zonte, El Salvador. Foto CJ

ÍTACA

Cuando emprendas el regreso a Ítaca,
ruega que el camino sea largo,
lleno de aventuras, de conocimiento.
A los Lestrigones y los Cíclopes,
al irritado Poseidón, no les temas;
no hallarás tales cosas en tu camino
si tu pensamiento es elevado, si una sublime
emoción embarga tu espíritu y tu cuerpo.
A los Lestrigones y los Cíclopes,
al feroz Poseidón, no los encontrarás
si no los llevas en tu alma,
si tu alma no los pone ante ti.

Ruega que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que lleno de placer y alegría
entres a puertos vistos por primera vez;
detente en los mercados fenicios
y adquiere hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano,
y toda clase de perfumes voluptuosos,
todos los perfumes voluptuosos que puedas;
visita muchas ciudades egipcias
para aprender más y más de los sabios.

Ten siempre en tu mente a Ítaca.
Tu meta es llegar allí.
Pero no apresures de ninguna manera el viaje.
Mejor que dure muchos años,
y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que Ítaca te dé riquezas.

Ítaca te dio el hermoso viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Pero ya no tiene nada para darte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Tan sabio como has llegado a ser, con tanta experiencia,
ya habrás comprendido qué significan las Itacas.

 

2 thoughts on “Ítaca (y quienes nos fuimos)

  1. Ana Marina Munguia says:

    Soy tu mama, que te puedo decir más que me gustó. Agradecida con las enseñanzas que te de tu caminar. Y no des fallezca en tus talentos pero no olvides la humildad y sencillez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Carlos Jovel Munguia

Carlos Jovel Munguia

Salvadoreño por nacimiento. Esposo, padre de tres (una en camino). Disfruto el café, la cerveza, la comida y contarle las maravillosas historias de Cachanflín, Cuchuflina y Horchatilla a mis hijos. Rebelde empedernido que esconde sus rasgos de nerd. Adicto a la libertad y responsable de sus consecuencias. Alguna vez hice deporte; le voy al Alianza y a través de un hijo adopté a Colo Colo; todavía guardo amarguras -y esperanza- con mi selección de fútbol. Inmigrante que sueña con un El Salvador libre y sin pobres. Aprendiz de economía y negocios (ESEN), dirección de empresas (Georgetown University), políticas públicas (University of Chicago) y tecnología.

View Full Profile →

%d bloggers like this: